26 de enero de 2018

Todos involucrados


“El traje del muerto” es un buen libro para los interesados en el tema de los desencarnados: lo leí en 2007 y desde la primera página me atrapó, pero desde entonces ningún otro había logrado impresionarme al iniciarlo hasta que cayó en mis manos “Todos involucrados”.

Su autor, Ryan Gattis, nació en Illinois en 1978, se crio en Colorado, vivió en Londres y reside en Los Ángeles, es fundador de “1888”, una organización dedicada a la literatura en California e integrante del colectivo de artistas urbanos UGLAR. Ha publicado seis libros, el más reciente “Safe”, sin versión en español a la vista.

El éxito le llega con “Todos involucrados”, traducido a 10 idiomas y con sus derechos adquiridos por HBO. La trama gira alrededor de una pandilla latina y cómo robaron y asesinaron durante el caos que generó en Los Ángeles, en mayo de 1992, la absolución de los policías que golpearon a Rodney King.

Gattis afirma que "es solo una novela", aunque está basada en pláticas con comerciantes, pandilleros, grafiteros, paramilitares, enfermeras, bomberos y policías que presenciaron el motín, concepto que lo acerca al Nuevo Periodismo iniciado por Talese, Wolfe, Mailer y Capote.

El libro es propositivo y ambicioso no sólo por la trama, sino por la estructura (seis capítulos, uno por cada día de protestas), el vertiginoso ritmo narrativo, la detallada personalidad de los protagonistas, su capacidad descriptiva y en general por los amplios recursos literarios del autor.

La novela arranca con el asesinato de Ernesto, empleado de un restaurante y hermano de los pandilleros Payasa (una sicario lesbiana), Gran Destino (jefe de la pandilla) y Mosco (psicópata dispuesto a matar con cualquier pretexto). A partir de ahí se genera una venganza durante seis desquiciantes jornadas llenas de violencia, mentira, robo, droga, destrucción, racismo, traición y muerte.

Sobre la zona y la época en que se desarrolla la trama, Gattis señala: “South Central era un lugar muy balcanizado, con gente de muchos lugares que no se comunicaban entre sí. Hoy es diferente porque hay más comunicación entre ellos, pero los problemas no han cambiado”.

Si bien el racismo en EU es latente, explica por qué en lugar de abordarlo a través de negros lo hizo con latinos: “es parte de la realidad de aquel momento y nunca se cuenta desde esa perspectiva. Por ejemplo, ni siquiera se dice que uno de los tres policías absueltos en el caso de Rodney King era latino”. 

Con respecto al proceso creativo señala: “Cuando me mudé a Los Ángeles trabajaba de profesor mientras trataba de escribir un libro. Entré en contacto con Uglar Collective y comencé ir con ellos a todas partes. Estar en la calle fue muy importante para entender el contexto en el que viven muchas comunidades del sur de Los Ángeles, para escuchar su lenguaje, su ritmo... así conocí a algunos pandilleros”.

Por qué las bandas le confiaron las historias que inspiraron su libro? dice: “porque les dejé muy claro que me interesaba contar cómo es vivir aquí de verdad y mi intención de no demonizarlos. En realidad son supervivientes y sin duda hicieron cosas horribles pero yo como escritor no debo juzgarles (…) yo sólo quería presentar la violencia tal y cómo me la contaban quienes la ejercieron y la sufrieron”.

Si bien los personajes no logran justificar su actitud, no estamos ante un mero catálogo de mezquindades: el libro aborda también la ilusión, la esperanza y la solidaridad que se manifiesta, por ejemplo, en la huida del grafitero Freer rumbo a Arizona para no ser reclutado en la banda de Gran Destino… con Gloria, una enfermera rodeada de caos y violencia que no le hacen perder el anhelo de encontrar el amor… o Mikey Rivera, quien estudia administración para ayudar a su padre en sus negocios mientras evita involucrarse con las pandillas.

Una gran novela cuasi perfecta (seguro se convertirá en un clásico del género negro), a la que hay que agregar su excelente traducción y cuidada edición.

Ryan Gattis, Todos involucrados, 496 Páginas, editorial Planeta, 2016

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas noches! He leido bastante aqui, y sigon sin encontrar algo de ogunda meji de sus mismas y sabias palabras y experiencia.

ujule rachid dijo...

hola anónimo... tengo un texto de ogunda meji pero sin terminar... te sugiero paciencia y seguir al pendiente del blog para que lo leas en cuanto sea publicado... suerte...

Luis S dijo...

Como todos sus textos, algo muy bueno y con algo por aprender, gracias por seguir compartiendo experiencias de vida...

ketu dijo...

Buenas tardes. He leido de un tirón su post, se hace tan interesante. ¿Por qué será que las historias de supervivencia son tan atrayentes?, vivimos rodeados de personas por los cuatro costados y circunstancialmente nos podemos comportar como si estuviéramos en la jungla, quizás ese sea el éxito de los zombis de "Walking dead", o "Juego de Tronos", degradar a nuestros congéneres a meros competidores de recursos, ya sea la propia carne humana o el poder...¿es ese el éxito del capitalismo? ¿es ese el fin del Estado social y democrático de derecho? ¿han crecido tanto los consumidores de recursos que ya no hay para todos, y se recurra a la arbitrariedad de los poderes públicos cuando no en la violencia, amparada en una presunta legítima defensa (también invocada por los policías como por los "ciudadanos que se toman la justicia por su propia mano")? En fin, apocalíptico.
Muchas Gracias por todo.
Atentamente,
ketu

ujule rachid dijo...

hola luis, gracias por escribir, saludos...

ujule rachid dijo...

hola ketu...

vivimos un mundo de mentiras: agua hay, comida hay, empleo hay, aire hay, el problema es que quieren hacernos creer que todo escasea para crearnos necesidades de consumo al mismo nivel que las pantallas de televisión, autos, alhajas, teléfonos celulares, ropa fina, viajes, suplementos alimenticios y mucho más, pero lo único que no escasea, y por el contrario encuentras en cualquier lado, y a precios muy bajos, son las drogas.

por qué? porque sólo si tienes dinero podrás tener el celular de moda... y agua.

pero ese proceso de venderte todo incluye, sutilmente, la competencia para sobrevivir: y todo va encadenado, si tienes dinero en abundancia tendrás agua y auto, pero si no, entonces tienes dos opciones: o te mueres... o robas, lo que equivale a competencia y sobrevivencia, pero entre nosotros, la perrada, porque quienes dominan al mundo, quienes han comenzado a vendernos el cuento de la escasez, nos miran divertidos mientras nos matamos por un espació en el tráfico vehícular, un pedazo de pan, un boleto para el cine, un asiento en el autobús o una ficha para tener consulta en el hospital...

así, la virtud de libro va más allá de mostrarnos casos de supervivencia, porque antes de conservar la vida está la destrucción y el asesinato sin sentido...

saludos...