25 de septiembre de 2017

El terremoto evidenció las entrañas de méxico



25 de agosto
- … el mensaje es seguir haciendo oración para evitar que “el terremoto” acabe con la ciudad – me comentó O, un amigo espiritualista que trabaja en el mismo edificio que yo y que pertenece al Templo Trinitario Mariano del Mediodía; él labora en el piso 5 y yo en el 10.
- qué dice tu esposa? – le pregunté sabiendo del potencial que ella tiene como espiritualista.
- lo mismo – respondió – que “El Sello” (guía del templo de ambos) reitera que se pondrá feo… tú qué sabes?
- lo que ya te he explicado en otras ocasiones – le contesté evasivo.

19 de septiembre
- el día de hoy tiembla – comenté en mi trabajo luego del Simulacro de desalojo que se realiza cada 19 de septiembre en todo el país. La frase suelo comentarla cada que mi videncia me “advierte” que se presentará un sismo. Dado que tengo tiempo advirtiéndolo entre mis compañeros de trabajo, lo único que recibo son miradas burlonas.

Una hora después comienza el terremoto: el inefable E se paró a lado de la columna que tengo a espaldas de mi escritorio y la abraza, mis demás compañeros lo imitaron en otros postes, algunos se metieron debajo de sus escritorios, varias mujeres gritaron… yo sigo tecleando en mi computadora para no perder la idea del oficio que estoy preparando.

- cabrón, está temblando!! – me gritó E – ya nos cargó la chingada.
- no pasa nada – respondí mientras algunas mujeres lloraban.
- te vale madres, eres un culero!! – aulló.
- y qué quieres que haga? – lo cuestioné mientras grababa mi archivo – que me ponga histérico como tú?
- vete a la chingada!! - me gritó mientras se aferraba al poste y el piso diez dejaba de oscilar y comenzaba a trepidar.

Terminó el movimiento, las brigadas de Protección civil gritaron que se debía desalojar, la gente recogió sus cosas y salió por las escaleras, me levanté, fui al baño y al salir me encontré a G, que aterrada, me gritó.

- vámonos!!
- ya voooy – dije con flojera – iré por mis cosas – me vio exasperada, manoteó en el aire y se fue. Regresé a mi escritorio, apagué mi pc, cerré, tomé mi mochila y me uní a la salida de mis compañeros.

Una vez abajo pasé a lado de G, saludé al jefe con el que ella conversaba, pero no se dignó a mirarme, seguí caminando y me encontré a mi amigo C que llevaba a T al servicio médico por una crisis nerviosa: la tomé del brazo izquierdo, le quité su bolso y los ayudé a llegar a la carpa. Minutos después el Coordinador de Protección Civil avisa que todos debemos retirarnos a nuestros hogares.

Abordé al metrobús y tardé una hora en llegar a mi casa por el desbarajuste vial y los ríos de gente caminando por las avenidas (normalmente haría 30 minutos). Abrí la puerta y los destrozos saltaron a la vista: objetos en el suelo y cristales regados por todos lados. Subí al segundo piso e igual. Revisé la estructura de la casa y no encontré desperfectos. Comencé a limpiar en espera de la llegada de mi esposa.

Entre el 19 y el 25 de septiembre
- comercios* encarecieron sus productos: una botella de agua que cuesta 12 pesos la vendieron en 100.
- los líderes de los partidos políticos, diputados y senadores brillaron por su ausencia al momento de proporciona ayuda a los damnificados.


- durante el primer día del terremoto, la delincuencia se abocó a asaltar a automovilistas atorados en el tráfico.
- se realizaron saqueos en centros comerciales y tiendas de barrios.
- con el pretexto de ser personal de Protección Civil del gobierno, y para hacer dictámenes, hombres entraron para asaltar, y en algunos casos, violar a mujeres que estaban solas en sus casas y departamentos.
- televisa (la cadena televisora) y el gobierno federal inventaron a Sofía: una niña “atrapada bajo los escombros de una escuela” y a la que se destinan todos los recursos posibles para rescatarla.
- la ayuda del gobierno federal y local no existe: es la sociedad civil, sobre todo los jóvenes, quienes se abocan a las labores de rescate.   
- casas y edificios colapsados fueron saqueados por delincuentes al descubrir que sus dueños estaban muertos o huyeron a lugares seguros.
- toda la atención se concentró en la Ciudad de México los primeros días, mientras estados como Morelos, Puebla y Oaxaca, con docenas de muertos, no recibían ningún tipo de ayuda.
- cuando se descubre que “Sofía” no existe, televisa y el gobierno inventan un nuevo chantaje sentimental: una perra rescatista (que porta lentes protectores de moda y modernos guantes en las patas), llamada también Sofía, a la que se le atribuyen decenas de localizados con vida entre los escombros: ya hay un cómic sobre ella.
- artistas, socialites, cantantes y futbolistas se acercan a zonas dañadas, se toman selfies con las escombros de fondo y las suben a Facebook e Instragram y presumir su participación en las labores de rescate.
- camiones llenos de víveres destinados a comunidades indígenas afectadas son saqueados por delincuentes en varios puntos del país.
- el presidente peña nieto anuncia en Puebla (y lo reitera en Chiapas) que será responsabilidad de cada quién reconstruir sus casas.
- taxistas testifican que acopios de ropa y alimentos de la sociedad civil, en San Lorenzo Tezonco, son decomisados por la policía para colocarles etiquetas del DIF, institución dirigida por la esposa de peña.
- varios centros de acopio de víveres, ropa y medicinas son tiroteados desde autos a lo largo del país, con saldo de varios muertos.
- la prensa anuncia que la esposa del gobernador de Morelos (estado vecino a la capital y lugar donde fue el epicentro del terremoto) se roba los víveres enviados para damnificados.
- se localizan en bodegas particulares y casas toneladas de comida (sándwiches, fruta, tortas, etc.), echados a perder y que habrían de ser entregados a rescatistas que trabajan en zonas derruidas.
- en los periódicos se acumulan denuncias por falta de presencia del gobierno federal y local en zonas devastadas.
- en Puebla fue asesinado el primo de mi amiga V al momento de recibir un un camión con víveres para damnificados: lo mataron para robar el cargamento.
- la prensa testifica la corrupción entre las autoridades e inmobiliarias que violaron reglamentos de construcción en la Ciudad de México.
- se acusa a Wallmart y Soriana de vender productos recabados en centros de acopio: a partir de ello se pide a los donantes que toda lata o bolsa incluya mensajes de apoyo para los destinatarios.
- al concluir que en la Ciudad de México se está cubriendo con las necesidades de rescatistas y damnificados, la sociedad organiza la entrega de ayuda a Chiapas, Guerrero, Tabasco y Oaxaca (afectadas por los huracanes y el primer terremoto), así como a Morelos y Puebla, sin embargo, la policía local y los concesionarios de carreteras bloquean la entrada de los camiones… en el colmo varios vehículos son asaltados en carreteras: autos particulares son saqueados, robados y mujeres sufren agresiones sexuales.
- ONG’s critican que haya gente que da más importancia a la vida de perros que al rescate de personas: se documentó casos de usuarios de Facebook, Twitter e Instragram que envían memes burlándose de muertes humanas y destacando la sobrevivencia de perros.
- en el Estado de México militantes del PRI y policías agredieron a una joven que descubrió un escondite con despensas robadas.
- la cantante Gloria Trevi critica al Gobierno Federal: “se está viendo corto y está estorbando”.


- amantes de los perros montan centros de acopio de alimentos caninos donde rechazan agresivos comida para gatos y seres humanos.
- un hombre permaneció tres días ante los restos del edificio de departamentos donde vivía con su esposa, resignado, en espera de que los rescatistas le entregaran su cadáver, hasta que alguien le avisó que la habían visto salir de un hotel de paso, localizado a pocas calles, en compañía de su joven amante. El hombre confirmó la infidelidad.
- el Heroico Colegio Militar, instalaciones militares del Gobierno Federal, oculta daños y número de militares fallecidos a causa del temblor.
- El jefe de gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera, envía a granaderos para desalojar a rescatistas que en la colonia Obra persisten en el intento de rescatar sobrevientes en una fábrica textil.
- decepcionados se fueron los rescatistas japoneses por la cantidad de corrupción, amenazas del ejército y la marina, malos tratos y pésima ayuda proporcionada por el gobierno mexicano.
- en la Ciudad de México ya se percibe el olor de los cadáveres.

21 de septiembre
- finalmente la advertencia se hizo realidad – reiteró mi amigo O.
- pero no es “el bueno” – lo cuestioné.
- claro que lo era – discutió – si no estuvo tan terrible fue gracias a la oración que llevamos meses haciendo.
- no creo – insistí - falta un terremoto más fuerte.
- sí, vienen otros - reiteró – pero este era el que se esperaba.
- ya veremos – le dije.
- tú sabes por qué tiembla? – insistió O en conocer mi opinión.
- hay varias hipótesis: la de los ambientalistas que afirman que es consecuencia de los ensayos con bombas nucleares que realizó Corea del Norte… o los conspiranóicos que aseguran que son provocados por los Iluminati con el Haarp.
- en serio?! – exclama O.
- también hay teorías científicas que afirman que el sol se está muriendo y ello provoca llamaradas: dice Alexander Backman que ya comprobó que cada que hay explosiones solares a los tres días tiembla, en el caso de los terremotos de septiembre es por la fuerza de los estallidos.
- suena interesante – comentó.
- está la teoría espiritual: mi amigo Alberto Zecua advierte que esto es el comienzo de una serie de desastres naturales que se extenderá por todo el planeta y que son necesarios para que la vibración espiritual cambie a través de la conciencia, lo cual suena más sensato.
- pues… - dudó.
- cuál es tu explicación? – lo interrogué.
- has visto las noticias de los robos, los saqueos, asesinatos y demás?
- claro… cabrones – me quejé…
- por eso le pasan cosas a este país... huracanes y terremotos – señaló – porque méxico es méxico.

Nos quedamos callados, cruzamos miradas y en ese momento entró un mensaje en mi celular en donde se requería mi presencia en mi área de trabajo. Me despedí y con ese pretexto me guardé mi opinión.

* la información y fotografías fueron recopiladas de periódicos, aunque algunos casos son experiencias de viva voz de los afectados compartidas conmigo.

18 de septiembre de 2017

Al final habló Babalú Ayé



1.
Sonó el timbre lo cual me extrañó pues no suelo convivir con mis vecinos y si llega cualquier visita de improviso, el vigilante suele avisar desde la planta baja, a través del interfón, si alguien nos busca en la entrada del edificio.

El chirrido me irritó: eran las 9 de la noche de un viernes, recién me había servido un whisky y mucho hielo (mi esposa estaba de viaje), una botana de carnes frías me esperaba en el refrigerador y las notas de "So What", el disco de Miles Davies que durante semanas había postergado su escucha, sonaban ya en los rincones de la sala.

Ni qué decir que me levanté de mala gana y abrí con cierta violencia para manifestar mi enojo por la interrupción, encontrándome con la frágil figura de R, la cual al verme soltó en incontrolable llanto.

2.
Un par de meses antes, un jueves por la noche, R había llegado a mi casa acompañada de M, un Babalowo amigo mío.

Por aquellas fechas M me estaba enseñando a tirar el diloggún, razón por la cual no puse reparos en atender a su ahijada. La consulta transcurrió sin contratiempos, entregando Ogunda-Owonrin y un par de testigos más que ratificaron que R padecía brujería a través de Ozaín; se marcaron los eboses y mi amigo no dio pie a mayores comentarios.

Después sucedieron dos cosas: una, M no dio visos de que las obras marcadas las fuera a realizar con nosotros… otra, R buscó mi mirada y dejó claro que tenía muchas preguntas relacionadas con su consulta, pero principalmente con sus malestares. Finalmente se fueron.

3.
Ver a R ante mi puerta me sorprendió, más la dejé pasar (aún y cuando la presencia de una mujer en mi casa, mientras no estuviera mi esposa, siempre me incomodaba), caminé hacia el estéreo, puse de lado a Miles Davies e hice sonar el disco Avalon de los británicos Roxy Music.

Tomé mi vaso, le di un sorbo (dejando claro mi desacuerdo por su impertinencia), le ofrecí un trago y aceptó un vaso con agua. Me senté frente ella, entrelacé mis manos y la observé con curiosidad.

- disculpa que te interrumpa – se adelantó a cualquier situación – espero no complicarte nada importante, pero creo que eres la única persona que puede ayudarme…
- por qué piensas eso? – solté al quedarme claro que debía olvidarme de tener una velada tranquila.
- porque la primera vez que tuve contacto con la Santería fue contigo y la consulta que me hiciste – señaló.
- no sé cómo conociste a M, pero es tu padrino y me temo que con él deberías acudir para plantearle tus dudas – dije buscando que se largara lo más pronto posible.
- ese es el tema – aclaro – me lo presentaron, me trajo para que me consultaras y me hizo las obras que señaló el señor Elegguá, pero mi vida sigue hecha un conflicto y al no entender nada de lo que sucede, vengo a que me expliques qué está mal.
- debes platicarlo con M – advertí.
- ya intenté localizarlo, pero no me toma la llamada – me interrumpió - hablé con I, que fue quien me lo presentó y me dice que así es él: siempre está ocupado y “debo insistir hasta que me conteste”, pero mis problemas no pueden esperar.
- y qué es lo que está mal? – cometí el error de preguntar.
- todo – dijo sin dejar opción a cuestionarla - él me dijo que tras una consulta el señor Elegguá iba a decir cuáles eran mis problemas, me iba a dar consejo y señalaría los trabajos espirituales que debería hacer para salir delante.


- pero cuáles son esos problemas? – insistí.
- mi esposo me engañó con otra - dijo y tras dudar agregó con rabia - una puta.
- a todas las amantes de hombres casados se les llama “putas” y…
- una puta que contagió a mi esposo de una enfermedad venérea y él a su vez me infectó a mí.
- en tu registro se habló de brujería – señalé – y si mal no recuerdo cerraste con Irete-Meyi, donde habla Babalú Ayé.
- lo que sea – alzó la voz - mi esposo es seropositivo y yo tengo sida gracias a una puta!
- no lo creo – insistí, le di un trago a mi whisky y me lancé a fondo – y te lo digo con videncia: tu esposo es seropositivo, sí, pero desde que sospechabas que te era infiel, comenzaste a usar antivirales que de alguna manera te han protegido del contagio.
- eso es imposible – protestó – he leído bastante sobre enfermedades venéreas y me hecho estudios: tengo sida…
- no – atajé – y no cuestiones mi videncia.     
- no entiendo – dijo confundida – hazme una consulta con el señor Elegguá.
- hacértela sería deshonesto pues ya tienes a tu padrino – aclaré.
- pero quiero saber qué puedo hacer!
- lo que necesitas ya te lo dije – sonreí – pero hagamos esto: deja de buscar a M, no uses medicamentos durante una semana, después hazte la prueba Elisa y dos semanas después el PCR - y agregué burlón - si después de todo eso tus estudios dan positivo me localizas y te llevo un una persona que cura espiritualmente el sida… pero que te quede claro: regresar conmigo no me convierte en tu padrino y si resultas positiva, en el momento en que yo te lleve con quien te curará, te olvidas de que M es tu padrino: no puedes andar por la vida dando tumbos religiosos.
- en verdad conoces a alguien que puede curar el sida? – preguntó con lágrimas en los ojos.
- si no la conociera no te lo ofrecería – la corté – si estás enferma hablaremos sobre el tema, pero cómo no lo estás no llegaremos a eso.
- de acuerdo – aceptó.
- y tienes prohibido buscarme con alguien verdaderamente enfermo de sida para que se le cure.
- no entiendo tu negativa – dijo a manera de queja.
- yo sí, pero tampoco es asunto tuyo… así que ya quedamos: te haces los estudios médicos y sólo si sales positiva me llamas – advertí al tiempo que le entregaba una tarjeta con mi número.
- cuánto te debo – preguntó mientras se ponía de pie.
- lo que gustes dejar ante el señor Eleggua – dije arremedándola.

R se encaminó hacia la puerta, pero volteó hacia donde yo estaba sentado al ver que no la acompañaba: me miró y como respuesta apuré mi whisky, sonrió y salió. Apenas y se fue me puse de pie, puse el seguro y me preparé otro trago. Regresé al estéreo, me olvidé de Miles Davis y puse el cd Briyumba del cubano Chucho Valdés.

4.
Casi un mes después R me llamó por teléfono mientras me tomaba (también) un whisky en compañía de mi esposa y un matrimonio de Curanderos.

- tenía razón – soltó sin ocultar su felicidad – no tengo sida… estoy libre de cualquier enfermedad.
- te dije que me llamaras sólo si padecías sida.
- por qué estás enojado conmigo? – me cuestionó.
- porque ambos sabemos perfectamente que si tenías sida podría ser porque tu esposo te contagió, sí… o porque lo hizo tu amante…
- pero…
- la próxima vez toma tus precauciones – solté antes de cortar la llamada.

10 de septiembre de 2017

Texto seleccionado en concurso de Literatura de España



Saludos amables lectores: 

La siguiente entrada tiene la finalidad (y el gusto), de compartirles que su servidor participó en el concurso “Inspiraciones Nocturnas IV”, organizado por la asociación española “Diversidad Literaria”, con un texto que fue seleccionado, dentro de más de 1500 participantes, para ser incluido en la antología del mismo nombre con los mejores relatos.

La última vez que participé en una antología fue en 1998, editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, para después dedicarme exclusivamente a publicar en periódicos, revistas y dar pláticas en la radio.

Haber sido seleccionado para la compilación “Inspiraciones Nocturnas IV“, refuerza mi convicción de que lo mío es exclusivamente la literatura.