17 de diciembre de 2017

Los otros muertos del terremoto del 19 de septiembre


1.
La llamada llegó al celular de mi esposa al medio día, el pasado martes 12 de diciembre. Afligida, apenas colgó me llamó para compartir la noticia: su amiga M había muerto.

Tenían más de 25 años de conocerse. Muchas historias podrían contarse sobre su amistad, pero son cuestiones personales que no vienen al caso ya que el tema de esta entrada es otro.

2.
El sábado 9 de diciembre mi esposa se había visto con M para desayunar y estaba sorprendida: bajó 15 kilos, estaba demacrada y sus reacciones eran lentas. Al ser cuestionada por su salud le contestó:

- sigo asustada por el temblor.
- deberías ir al médico – indicó mi esposa.
- ya fui… al que está a la vuelta de mi casa… dijo que no tengo nada.
- por qué no te curas de espanto? – le sugirió.
- yo no creo en esas cosas.
- el que no creas no significa que no te puedan ayudar…
- me preocupó que a mi hijo le pasara algo - dijo y rompió en llanto.
- te entiendo, pero ya sabes que tu hijo está bien – dijo mi esposa tras dejarla llorar unos minutos – aquello pasó hace tres meses y debes soltar la angustia que tienes atorada.

Dos horas después se despedían. Mi esposa se quedó preocupada por la salud de M pues apenas y probó el desayuno. El lunes 11 la hospitalizaron y falleció al siguiente día.

3.
El 12 de diciembre se festeja a la Virgen de Guadalupe. No soy guadalupano: raro para una raza que nace con creencias programadas en su genética, pero en el velorio de M, realizado en su casa y en la más pura tradición indígena (ella era de Oaxaca), pensé: “extraño día para morir”, aunque no sé si esa fecha tuviera algún significado.

4.
El viernes 15 de diciembre mi esposa fue a cenar con su amiga C: una abogada divorciada, inteligente, de carácter fuerte y con un buen puesto en el gobierno. Llegaron al restaurant, pidieron vino tinto y mientras se actualizaban de noticias, mi esposa vio a C “diferente” y se lo comentó.

- pues… - C sollozó – estoy asustada.
- te pasó algo?
- no… bueno sí: vivo aterrada desde el terremoto de septiembre.
- de verdad? – se sorprendió mi esposa – tú, famosa por tener un carácter fuerte que asusta a hombres y mujeres?
- sí – aceptó y el resto de la velada C narró cómo cambió su vida desde el temblor, lo que le permitió percibir que su amiga se había convertido en una mujer sumisa, débil, insegura, asustada y hasta sensible.
- deberías ver a alguien para que te cure de espanto – le sugirió una hora después y mientras de despedían.
- sí, ya le llamaré a mi amigo babalowo parta que “me cure” – dijo C.
- los babalowos no saben curar de espanto – se quejó mi esposa tras soltar una carcajada.
- te mando un whats para sacar cita con tu marido – dijo por compromiso.

Se despidieron y mientras C se encaminaba a su auto de manera torpe (me comentó mi esposa más tarde), sólo pudo definirla como “muerta en vida”.

5.
El sábado 16 de diciembre por la mañana sonó el teléfono de casa, era mi amiga poeta F.

- hola, tanto tiempo! - exclamé.
- buenos días – respondió.
- cómo estás? – pregunté pues no sabía de ella desde hacía meses.
- mal – soltó sin más.
- y eso? – cuestioné temiendo me confirmara lo que imaginé.
- mi padre murió en septiembre – respondió quebrándosele la voz.
- falleció durante el terremoto?! – interrogué mientras recordaba su figura: un hombre simpático, dicharachero, culto y fuerte que a sus 80 años todavía salía a la calle para realizar algunos mandados.
- sí… no… casi – no pudo explicarme por el llanto.
- tranquilízate para que puedas explicarme.
- ya… - se recompuso – no, ese 19 de septiembre salió a la calle para hacer varios pagos y el terremoto lo agarró saliendo del banco… contó cuando comenzó a moverse todo la gente corrió, una mujer no se fijó y de un empujón lo mandó al suelo, pero él pensó que el edificio se había caído y que el golpe era el techo que lo había aplastado… un joven lo ayudó a levantarse, le reclamó a la mujer su imprudencia pero ella no le tomó importancia, ni siquiera le pidió una disculpa.
- vaya – dije.
- la caída le lastimó la pierna derecha, así que como pudo caminó hasta que llegó al departamento, marcó varias veces a mi teléfono para saber si estaba bien, pero cuando nos desalojaron olvidé mi celular sobre el escritorio, así que no pudo hablar conmigo. Cuando regresamos por nuestras cosas ya alguien se lo había robado.
- cabrones – me quejé.
- así que entre la hora del temblor y lo difícil que fue regresar a mi casa por la falta de transporte, me dio la noche: al llegar lo encontré sentado en la sala llorando desde quien sabe qué hora.
- vaya – repetí mientras ella gimoteaba.
- desde ese día mi padre nunca fue el mismo: se mantenía callado, dejó de salir a la calle y cualquier ruido extraño lo sobresaltaba… hasta que a finales del mismo septiembre le dio un infarto.
- vaya – dije.
- lo descubrir al regresar del trabajo por la noche… estaba sentado en el mismo sillón donde lo encontré llorando el día del temblor… si hubieras visto cuanto desconcierto había en su rostro.
- por qué no nos llamaste para acompañarte en el velorio?
- te digo que me robaron mi teléfono – señaló – hasta que ayer me encontré a T saliendo del cine y le pedí tu número.

6.
Ese mismo sábado 16 llegamos por la tarde a casa de una amiga Chamán, con el objeto de pedirle le diera luz al alma de M. Dada la amistad con mi esposa, ella fue la que hizo la solicitud, sin embargo, mientras ella hacía oración y pintaba signos en el suelo sucedieron dos cosas:

la primera, ella corroboró lo que le comenté sobre la salud de M: tuvo un infarto el 19 de septiembre por el susto, mismo que nadie detectó y después propició el segundo que la llevó a la muerte,

la segunda, la Chamán interrumpió el paso a la luz e informó que no podía lucificar a M pues aún no tomaba conciencia de su muerte.

- será porque apenas murió? – preguntó mi esposa un rato después, mientras buscábamos un lugar para comer.
- no creo: mi padre falleció un martes, el sábado vine a pedirle luz para su alma y se la dio sin cuestionar nada – expliqué – prácticamente es el mismo número de días entre las dos muertes.
- pero tú eres , por eso lo hicieron – señaló - que ves con videncia?
- nada – señalé – ya sabes que no me gusta investigar ni cuestionar lo que hacen los Chamanes.
- ya nos lo dirán después…

5 de diciembre de 2017

Mensajes de los desencarnados


1.
- … y seguido me cuenta que sueña con sus padres – explicó T.
- ya murieron? – lo interrogué.
- hace unos cinco años: primero murió mi abuela y a los tres meses exactos mi abuelo.

2.
Había aceptado reunirme con aquel joven (llamado T) a insistencia de mi amiga G, después de que me contara de qué se trataba el caso, le expliqué que “no había mucho hacia dónde moverse”, pero ella insistió… me lo pidió tantas veces que le hice burla de que su interés por T parecía otra cosa, se enojó y para contentarla tuve que prometer que lo vería, más avisé que no lo consultaría y sólo lo sería para platicar.

3.
T me citó en el “Bulbo de neón”: una cafetería ubicada en la colonia Condesa y cuyo mobiliario estaba basado, presumía el dueño, en un estilo estrictamente posmoderno. No me gustaba mucho el lugar, salvo que la música ambiental siempre ofrecía agradables sorpresas por permitirme conocer grupos desconocidos para mis gustos.

Una vez que encontramos una mesa apartada, le pedí me contara los sueños y describió algunos: en uno su abuela le entregaba un ramo de flores secas a su madre en la casa donde ella había vivido su niñez… en otro ella caminaba de regreso a su casa, tras hacer unas compras, y sin más aparecía su padre, quien tras llamar su atención echaba a caminar y ella lo seguía, recorrían docenas de calles sin que pudiera alcanzarlo, avanzaban y la ciudad se transformaba en edificios y casas derruidas mientras la gente desaparecía: cuando pudo alcanzarlo los dos estaban de pie en un jardín lleno de flores hermosas.

- supongo que habrá uno que la desconcierte – lo interrumpí - y que al despertar estuviera, no sé… impresionada.
- sí – afirmó - ella llegaba a una iglesia, en el lugar donde deberían estar butacas había una mesa a la que estaban sentados sus padres, abuelos y tíos fallecidos dando cuenta de diversos platillos y alrededor de ellos numerosos cirios encendidos; conforme ella se acercaba sus familiares la invitaban a departir, pero al aproximarse veía que toda la comida estaba podrida.
- vaya – exclamé y di un sorbo a mi café.
- qué significa todo eso? – me cuestionó – alguna medicina provocará esas pesadillas?
- no – dije sintiendo un agujero en el estómago – los muertos conservan lazos con los vivos – expliqué mientras sonaba la espeluznante “B minor tinnitus blues” del noruego Terje Nordgarden en la cafetería – todo se resume a karmas: individuales, familiares y de todo el linaje.
- qué tiene que ver eso con las pesadillas de mi madre?! – se quejó…
- no he terminado de explicarte – avisé – todos nacemos, morimos y reencarnamos en la misma estirpe, por eso en ocasiones ciertos males familiares se repiten una y otra vez durante generaciones.
- sigo sin entender – se quejó T.
- es sencillo – decidí ser directo al ver que entender los procesos de la vida y la muerte para él no era importante – cuando una persona comienza a soñar con familiares fallecidos es que ya saben que se acerca la hora de pasar a otro plano, así que le mandan mensajes avisando que la están esperando y...
- los padecimientos de mi madre son propios de su edad – se quejó – no tiene males graves: vivo con ella desde que nací y estoy al pendiente de cualquier cosa que necesite.
- ese no es el tema – aclaré – te habla de ciclos naturales y conforme se presentan recibimos antes señales y uno de ellos son los sueños y mientras más se acerque ese momento, más recurrentes serán.
- estás exagerando – dijo incrédulo T.
- hay otras advertencias como cuando la persona está acostada y en algún momento percibe que…
- jamás me imaginé que G me haría perder el tiempo contigo – me interrumpió indignado, terminó su café de un trago, se puso de pie y se fue sin decir más. Mientras se iba dudé en si debía recordarle que no pagó su café, pero concluí que lo mejor era dejar que se esfumara.

4.
- T me habló por teléfono para quejarse de cómo lo trataste – comentó G desde el otro extremo de la línea telefónica.
- con él puedes aplicar la máxima de que la verdad no peca pero incomoda o no hay peor ciego que el que no quiere ver o aquél que…
- ya, ya – me interrumpió divertida – a ti no se te gana una.
- los únicos que nunca se podrán ganar entre sí son Dios y el Diablo porque son la misma persona – me reí – y ejemplo de ello es que la primera letra de sus nombres comienza con la letra D...
- él afirma que estás loco – prosiguió sin entender mi broma.
- cuéntame algo nuevo: eso me lo han dicho muchas veces – me reí.
- lo sé y me queda claro que cuando se trata de tu videncia se te debe tomar en serio – agregó – en verdad está tan mal la señora?
- no se trata de videncia – aclaré – es sentido común si haces caso a los avisos… lo mejor o lo peor es que él ya no escuchó los otros síntomas.
- luego me los cuentas? – pidió G.
- sólo si prometes no volver a mandarme necios para que los consulte.
- eres un cabrón – exclamó.
- por qué las mujeres me dicen cabrón? – pregunté más no contestó.
- la próxima vez yo invito el café – avisó – por el otro que pagaste.

5.
- nunca fallas – oí apenas y tomé la llamada en el teléfono de casa.
- ahora qué hice? – protesté tras reconocer a G, dejando la lectura de “La otra cara de Rock Hudson”, la novela de Guillermo Fadanelli.
- te acuerdas de T? – preguntó.
- prefiero no acordarme – me burlé, pero me ignoró.
- su mamá murió la semana pasada – exclamó – exactamente tres meses después de que se lo advertiste.
- yo no le advertí nada – protesté – sabes que no es mi estilo anunciar esas desgracias… además T no me dio tiempo de terminar de explicarle los detalles de…
- te invito a tomar un café – cambió de tema.
- claro – acepté - cuando gustes.
- es que… T quiere platicar contigo – agregó nerviosa.
- olvídalo – protesté.
- él va a pagar – avisó.
- no – me negué.
- yo pago – ofreció.
- no puedo: tengo mi agenda social llena.
- me dijo que necesita hablar contigo – insistió ella.
- no.
- ándale – rogó - está preocupado.
- ese no es asunto mío – señalé.
- me dice que sueña seguido con su madre… y... pues… tengo miedo…
- y a ti qué? – la increpé, pero al instante lo descubrí – andas con él? tú eres la preocupada!!
- platica con él – insistió.
- no, él tiene la culpa por impedirme exponer qué significa soñar con antepasados fallecidos, pero te lo aclaro para que no vivas preocupada: a una persona que sueña con sus difuntos le avisan que pronto va a fallecer, sí, pero tratándose de mayores de edad o enfermos graves.
- acepta el café – repitió tras reflexionar sobre mi explicación.
- no – reiteré mi negativa.
- ándale – insistió – todo esto me alarma.
- el que debería asustarte de que convivas con ese tipo de subespecies reptilianas soy yo.
- ándale – reiteró – y vamos a la cafetería “Bulbo de neón” que tanto te gusta…
- no.
- eres un cabrón!! – me gritó y colgó.

27 de noviembre de 2017

Reflexiones sobre el blog Basurero de almas


1.
Desde hace semanas he mantenido intercambio de mails con mi amiga M (una malagueña residente en Madrid, dedicada eficiente y profesionalmente al marketing: http://www.maryenk.com), sobre el blog Basurero de Almas.

Me ha hecho sugerencias sobre la imagen del sitio, muchas de las cuales he aceptado para hacer agradable la estancia de los lectores, pero me sigue cuestionando el nombre, sugiere que lo cambie e incluso que me mude a WordPress, más en ese tema he manifestado mi resistencia.

Ella argumenta que mis temas son interesantes, pero que a nadie le atrae leerlos en un basurero: denigra el proyecto, pero es al contrario, explico, el nombre no tiene que ver con desperdicios, sino con el vano esfuerzo de muchos Santeros y Babalowos de hacer de la religión de los Orishas un mierdero, arrojo que pese a deja en el camino muchas víctimas estafadas (con la cartera, la fe y el alma vilipendiados), se mantienen firmes en la búsqueda de la evolución espiritual.

Discreta como suele ser no me debate, sobre todo cuando agrego el otro argumento, uno de más peso en sus terrenos laborales: no quiero perder el SEO adquirido por el sitio en la web.

2.
Aparte de estos temas, ella dice que le gusta el contenido y que la idea de ir clarificando tonos y hacerlo más agradable a la vista es para que haya relación con la temática espiritual que maneja, más sobre ello respondo que en términos de público a muchos los lectores les interesan esos textos, pero por desgracia a pocos les atraen los que intercalo de literatura o música… y ello se está convirtiendo en un estigma.

3.
Muchos no atinan a definir la personalidad del blog Basurero de Almas: un sitio de religiones de origen africano? de temas espirituales? de literatura? de música… y a veces hasta de política y cine?

Algunos lo ven más difuso: un sitio de Santería donde no se habla de música tropical? en el que se hacen reseñas de libros sobre la religión de los Orishas cuando la gente no lee? donde se señala la deshonestidad de Santeros y Babalowos y se reconoce las virtudes de Espiritualistas, Mayomberos, Curanderos y Videntes? donde se previene a las personas de no iniciarse en tierra de Osha e Ifa si no es su camino espiritual?

Sí, de eso y más se escribe, pero siendo sincero me siento más cómodo escribiendo de literatura y música, y pese a que nuestro círculo social consiste en Santeros, Astrólogos, Videntes, Curanderos, Babalowos, Espiritistas, Angelólogos, Sanadores y Paleros, también hay Directores de cine, Músicos, Fotógrafos, Escritores, Pintores, Modelos, Abogados y Artistas visuales, con quienes la relación es más confortable.  

Así, reunirnos para comer, tomar un café o beber un par de cervezas con Santeros, Videntes o Sanadores no nos obliga a compartir secretos o recetas, a veces ni se mencionan pese a que somos religiosos de tiempo completo, pero lo curioso es que no hacerlo resulta agradable, aunque más al conversar, por ejemplo, con un Pintor: veo más interesante entrar al detalle sobre un estilo de trazo con pincel lengua de gato que sobre la efectividad de pintar patipembas sobre un ladrillo y meterles fula en lugar de trazarlas con cascarilla en el suelo.

Dicho de otra manera, la religión forma parte del “todos los días”, mientras que las inquietudes personales son las que terminan por dar paz al alma.

4.
Hace poco mi amigo A me preguntó qué iba a suceder con las libretas que he llenado a mano (sobre la religión Yoruba desde hace años), en caso de morirme.

- se van a ir a la basura – contesté.
- pero has pensado que ese conocimiento debe perdurar? – insistió – no se puede perder.
- se perderá – ratifiqué.
- pero debe subsistir – reiteró – ojalá pensaras en depositarlo en las manos de alguien que sepa darle continuidad.
- sí, se los quedará mi esposa con la instrucción de quemarlos.
- nooo – exclamó – deberías dejármelos a mí.
- ya quieres que me muera? – me burlé.
- sólo estoy diciendo que no se pueden perder.
- y por qué en lugar de desear que me muera para quedarte con mis libretas, mejor pides por mi salud y que te viva muchos años?
- nooo, o sea…
- o sea?, o sea madres, cabrón!... y si mejor me pides un ejemplar de alguna de las novelas que escribí? – me burlé - o que te herede los 10 mejores libros que he leído en mi vida?
- hablo de que perdure el conocimiento que tienes del Palo, la Osha e Ifa– insistió.
- todo lo que sé lo aprendí por necesidad o a punta de chingazos…
- por eso – me interrumpió -  qué mejor que yo no tenga que sufrir lo que tú para entender cómo funciona la vida.
- quieres que te comparta  todo lo que sé sobre religión? – lo cuestioné.
- sí – respondió emocionado.
- ponte a leer el blog Basurero de Almas.

5.
Por más que no quiera pensar sobre estos temas, Facebook me los recuerda, por ejemplo, con el reporte “Actualización semanal de la página Basurero de almas”, recalcándome con sus estadísticas que los textos que tienen que ver con literatura y música no interesan.

6.
Es por lo anterior y más que queda en el teclado (para no aburrir), que modificar el nombre del blog Basurero de Almas no está a discusión aunque cambie su contenido, pues si en algo me debato desde hace largo rato es si dedicarlo exclusivamente a literatura y música… o seguir cumpliendo con una de mis misiones en esta reencarnación: la práctica y guía espiritual.

Algún día algo decidiré, mientras tanto no deja de incomodarme ratificar que lo que más me gusta, es a lo que menos se le pone atención aquí, y creo que de lo que se trata en la vida es de sentirse a gusto, no?

20 de noviembre de 2017

Memento mori

Un asesino serial comienza a dejar cadáveres por distintos rumbos de Valladolid, mientras el Grupo de Homicidios de la ciudad hace hasta lo imposible por tratar de detenerlo aunque sin mucho éxito”.

El anterior es el argumento de "Memento mori", del vallisoletano César Pérez Gellida, misma que tuvo éxito en las mesas de bestsellers* en España, y si bien la editorial Suma de letras lo publicita como “novela negra”, es una novela típicamente policiaca.

Gellida nació en Valladolid, estudió geografía, marketing e historia, trabajó en el sector de las telecomunicaciones hasta que en 2011 se muda a Madrid para dedicarse a la literatura; ha publicado seis novelas, ganó el premio “Racimo de literatura” 2012, escribe para la prensa y actualmente vive exiliado en Argentina.

"Memento mori" (el primero de una trilogía), tiene aspectos positivos y negativos. En los aciertos está una narrativa accesible que permite a la historia desarrollarse con soltura y cumplir con los cánones del género, atrapando al lector en los momentos dramáticos de la historia, pero hasta ahí: lo demás son cientos de páginas plagadas de lugares comunes en las que la trama y desenlace lo hacen uno más del montón.



En las debilidades los personajes poseen los rasgos del típico thriller: Augusto Ledesma: atractivo, deportista, exitoso, hacker, diseñador y asesino serial… Ramiro Sancho: alcohólico, soltero, fanático del rugby y policía encargado el caso… y Armando Lopategui: irritante ex miembro de la Stasi y KGB, criminalista y que resulta ser (el poco creíble) cerebro detrás de los crímenes… acompañados, obvio, del policía corrupto, los jefes que buscan apartar al inspector del caso, la novia que se convierte en víctima y la fiscal que apoya al policía.

Gellida abusa al detallar escenas y diálogos insulsos que podrían haber ahorrado 100 páginas del libro, más el colmo son las citas de asesinos seriales famosos como Jeffrey Dahmer, Ted Bundy y John Wayne Gacy que el autor quiere vender como novedosos, cuando han sido aludidos con mayor fortuna por autores como Dan Wells, Ann Rule y Roy Wenzel, lo que podría haber evitado otras 150 páginas… por si fuera poco la manera de referirlos se asemeja a una consulta de Wikipedia, lo que es una señal de las limitantes del autor sobre el tema.

El final de la novela es por demás aburrido, lleno de obvias lagunas e imprecisiones que el autor incorporó, sin mayor astucia, para vendernos los dos siguientes volúmenes de su trilogía…

En suma: "Memento mori" no es malo, pero el exceso del cliché suena al plagio del conjunto de la historia de la literatura policiaca, lo que hace a la novela apta para los que dan sus primeros pasos como lectores del género y se creen todo lo que un copycat les quiere contar.

*curioso: en las librerías de la ciudad de méxico está en oferta, si bien un libro cuesta $300 en promedio, éste se vende en $99… será síntoma de su calidad?

César Pérez Gellida, Memento mori, 588 páginas, Suma de letras, 2013



11 de noviembre de 2017

méxico: el terremoto que viene?



1.
Desde el sismo del 19 de septiembre de 2017 que azotó a los estados de Puebla y Morelos, y que repercutió en la Ciudad de méxico (http://basurerodealmas.blogspot.mx/2017/09/el-terremoto-evidencio-las-entranas-de.html), no ha pasado un solo fin de semana en que no transitemos por la Colonia Roma, una de las más afectadas.

El sábado pasamos frente al edificio de Álvaro Obregón 286 (terreno que será expropiado por el gobierno local para construir un memorial) y vimos a varios desencarnados, confundidos, frente a las ruinas en las que perdieron la vida, lo que ratifica que la información que me dio mi hija sobre el derrumbe (es paramédico de la Cruz Roja), resultó correcta: ahí había más personas de las que reconoció el Gobierno local y en los escombros quedaron cadáveres sin rescatar, de ahí que ellos permanezcan a lado de sus cuerpos.

En otros edificios donde también hubo pérdidas humanas (http://basurerodealmas.blogspot.mx/2017/10/eleggua-andaba-entre-los-escombros-del.html), la situación tristemente se repite: mi amiga Vera, gran espiritista, ha tenido terribles experiencias espirituales con las almas de los niños que fallecieron en el derrumbe del “Colegio Enrique Rébsamen” y que también se perciben entre los escombros.

2.
En estos días, como consecuencia de caminar por la colonia Roma, también tuvimos oportunidad de conocer Sanadores, Curanderos, Videntes y demás que nos han proporcionado otro tipo de información relacionada con el terremoto, datos de los que ningún medio de comunicación hará mención.

Por ejemplo, la Curandera Jacinta (vive en Yecapixtla, Morelos), nos mencionó que el motivo por el cual el terremoto no tuvo su epicentro en Chiapas, Oaxaca o Guerrero, es porque su origen no fue la versión del “acoplamiento de placas tectónicas”, sino por la fractura de una capa geológica debajo del volcán Popocatépetl, grieta que se extendió varios kilómetros hasta llegar a los límites del sur de la capital y entrando furiosamente por Xochimilco… y de paso nos advirtió sobre el nacimiento de un nuevo volcán en Jojutla.

El Babalowo Humberto (famoso por la zona de Satélite), me dijo por teléfono que Obatalá anda bravo con méxico, y citando  mi texto (http://basurerodealmas.blogspot.mx/2016/08/obatala-es-el-dueno-de-los-temblores.html), coincidió con que es el dueño de los temblores, agregó que se tomó la libertad de consultar al pie de Orunla la posibilidad de un terremoto que pudiera afectar a la capital y la respuesta fue positiva, y si bien me advirtió sobre su terrible impacto, no entró en detalles (yo tampoco pregunté).

Conversando con el Curandero Roberto, dije que J.L. Camacho predijo el pasado terremoto con cierta precisión, anunció que el siguiente, podría suceder entre el 20 y 22 de diciembre de 2017, a lo que mirándome con seriedad señaló: “para qué quieren esperar tanto tiempo a que suceda?”. Tras ello recordó que su primo Carlos (El Chamán) advirtió sobre un sismo que iba a provocar pocas víctimas, lo que generaría errónea confianza de que había pasado lo peor, más lejos de ahondar en el siguiente, Roberto cambió de tema.

A su vez el propio Alberto Zecua ha reconocido cierta confusión por el origen del último terremoto, más sostiene que sigue vigente su advertencia sobre el inicio de una serie de sismos que provocarán la desaparición de gran parte de la ciudad (recomiendo revisar el mapa en el que él detalla el grado de peligro por zonas en la capital), y que ello será el principio de diversos temblores que sacudirán a todo el planeta. 


Adel (Angelóloga), nos confió que hace dos años inició una cadena de oración para contener un terremoto que afectaría a la capital, afirmando que las pocas desgracias del pasado sismo eran por las plegarias. Reconoce la posibilidad de que se presente otro temblor que destruya la ciudad, por lo que en varios templos dentro y fuera del país siguen orando. Yo suelo cuestionar dichas cadenas, pues lo único que hacen es posponerlo mientras más energía se acumula en las capas geológicas, por lo que cuando se libere su fuerza será apabullante.

3.
Tras el terremoto del 19 de septiembre he recibido mails, what’s y llamadas telefónicas de amistades y familiares que me preguntan si habrá otro terremoto en el país y si este impactará en la Ciudad de méxico.

Sobre ello me sumo a la opinión del Tata Juan a quien presencié dar la siguiente respuesta a una joven que preguntaba por el tema: “para qué quieres saber? para vivir con miedo? si tu destino es morir durante un terremoto, nada lo evitará aunque te cambies de casa o de país… mejor pórtate bien y procura hacer lo correcto todos los días”, sí, pero…

4.
Hace unos 5 años, durante una comida con compañeros de mi trabajo, sentí un mareo (señal inequívoca de que está a punto se presentarse un sismo), y tras ser interrogado por una amiga sobre mi semblante solté ingenuo un “hoy en la tarde tiembla”, lo que efectivamente sucedió.

Ni que decir que durante semanas se soltó el rumor de que yo “era adivino” y de pronto me vi rodeado de gente (muchos de ellos desconocidos) que se acercaba para todo tipo de consultas: posibles infidelidades de la pareja, fecha del cese de su jefe, ubicación de tesoros familiares, será niño o niña?, enfermedad que les mataría, marcadores de partidos de futbol o resultados de la lotería, preguntas a las que tuve que improvisarles mordaces respuestas hasta que me dejaron en paz.

5.
Aprendí mucho de aquello, más ahora que me insisten con la pregunta: “tú, que eres vidente, dime si sucederá otro terremoto”, respondo que , será trepidatorio, su epicentro no será en la Ciudad de méxico pero provocará daños y desgracias como nunca se ha visto… cuándo?

Ya hay muchos apostando en internet, radio y tv con la fecha exacta (algunos hasta precisan la hora), dejando de lado que cualquier alteración de la naturaleza en méxico tiene que ver más con karmas que con situaciones fortuitas, más para que se tomen precauciones diré: la videncia me muestra que tras un desastre natural (cuidado con las costas del océano pacífico), en una época del año que debería ser de festejo y alegría, se respiraban aires de tristeza y desconsuelo.
                   
Más allá del miedo, los mexicanos cometen el error de pensar que lo único que les afecta es lo que viven en carne propia, si no les sucede entonces no existe o les es indiferente, de ahí que deba decir que aparte del próximo terremoto otros fenómenos naturales afectarán varias zonas del país y algunas de sus consecuencias repercutirán en la capital: de esos cataclismos es de los que deben preocuparse.

5 de noviembre de 2017

Angus y Julia Stone



Hace poco la periodista cultural Julia Alquézar escribió: “si están un poco al tanto de las últimas tendencias se habrán dado cuenta de que en las redes sociales, en televisión y en los clubs … se ha impuesto un odio a lo hipster”, entrada que mal que bien sirve para justificar la emoción que le provocó descubrir la música de “Angus & Julia Stone”, y si bien su análisis adolece de objetividad, dedica bastantes líneas a declarar que ser hipster y usar barba es algo indisoluble y afirma que la banda es un exponente de ese movimiento, todo lo cual termina por tirar su texto por la borda.

“Angus & Julia Stone” es un grupo fundado en 2006, en Australia, por dos hermanos (ambos guitarristas) y cuya música transita entre el indie, folk, pop y hasta alternativo, según el crítico musical que hable de ellos. Provienen de una familia musical: sus padres también formaron en un dúo que obtuvo popularidad en Sydney, de ahí que hayan crecido en un ambiente con tendencias libertarias.

Han grabado cuatro cds, eps, albums en vivo, videos conceptuales y algún tema para películas como Les ámotifs anonymes y Grease, (el quinto dicso aparecerá en breve), mismos que en su conjuto destacan por ser innovadores y mantener una constante evolución de su sonido; sin embargo, tras publicar el exitoso Down The Way, en el año 2012 anuncian su separación y el inicio de sus carreras solistas con las que obtuvieron gran éxito.


Llámese destino o suerte pero en 2014 el famoso productor Rick Rubin, fascinado por su sonido, consigue reunirlos para grabar el disco homónimo Angus & Julia Stone, en donde se nota más fuerza en las guitarras, las voces consiguen equilibrarse y consiguen que el cd reciba el calificativo de “perfecto” y sea catalogado como “uno de los mejores de la actual década”.

Volviendo al tema hipster, ese encasillamiento ha permitido a Angus & Julia circular libremente entre los oyentes de los ya citados géneros indie, folk y demás, más en lo personal su sonido me remite más hacia unos tempranos The Cure y lo que hacía Sonic Youth en sus últimos discos, combinado con la faceta más exquisita de This Mortal Coil, la tensión de Fink y la sinceridad de The Dø, lo que facilitaría colocarlos como “rock alternativo” sin ofender a nadie.

Angus & Julia Stone fue grabado en el Shangri La - Studios, en la paradisiaca California, contiene 14 temas (dos más en la edición especial), fue precedido por el interesante sencillo "Heart Beats Slow", posteriormente lanzaron "A Heartbreak”, junto con sus respectivos videos, y al poco tiempo alcanzó los primeros lugares en Alemania, Francia, Nueva Zelanda y Bélgica.

Si bien en la actualidad los hermanos Stone están por editar su nuevo álbum “Snow”, tienen ante sí el reto de superar a éste que les recomiendo ampliamente: un disco que los colocó en los primeros lugares de las listas de popularidad europeos y aunque son poco conocidos en Latinoamérica, están acumulando premios, reconocimientos y discos de oro y platino en Reino Unido y Europa mientras su popularidad crece a paso seguro en Norteamérica.