Irete meyi dice: El Peine no Puede Peinar un Calvo… El Juez que mucho avisa no quiere encontrar culpable… La persona que saca agua del rio, destruye el hogar de los peces… Fue la boca del macho cabrío la que lo mato… El sol no puede con la sombrilla y He de tener cuidado no caer en el hoyo de la prosperidad…

27 de agosto de 2013

Mi vida en la Santería 11: las trampas de Ejiogbe



1.
En la carrera mundial por el desprestigio y la inmolación religiosa, los Santeros y Babalowos mexicanos siguen apostando por la vía más rápida para ganarla: el suicidio colectivo…

Es impresionante descubrir y confirmar que en este país la práctica de la Santería e Ifa se reinventa todos los días en cada uno de las miles  de casas religiosas (que tétricamente crecen a pasos agigantados hacia las millones) y cuyas bases, en términos de ética, son cada vez más endebles como resultado de la carencia de compromiso, honestidad y preparación, pero principalmente por la falta de aceptación de que éste conocimiento milenario está basado en Reglas que tienen una razón de ser y que por lo tanto deben cumplirse…

Aunque no se quiera ser tan alarmista al juzgar las porquerías que están haciendo los iniciados en Osha e Ifa (aún y argumentando a su favor la vulgar ignorancia), cualquier persona que tenga el mínimo de contacto con esta práctica religiosa, termina estrellándose contra el muro de una realidad inocultable: no sólo se trata de la falta de estudio y entendimiento “del qué y cómo” se hace, sino que además está la interpretación que hacen (a su conveniencia) del cuerpo litúrgico que rige originalmente esta religión, entendimiento que les permite justificar las sandeces con las que explican en qué consiste el equilibrio dinámico de la existencia y la manera en la que ellos mismos se encargarán de desmadrarlo…

2.
Ejemplos?... qué les parece si para ilustrar lo anterior usamos el refrán “Oreja no pasa Cabeza”, incluido en el Oddu Obara Bogbe?…

La mayoría de los Santeros y Babalowos mexicanos lo interpretan en su beneficio diciendo que su significado advierte que “por mucho que un ahijado estudie, aprenda, se independice religiosamente y tenga más iniciaciones y atributos que su padrino, nunca podrá superarlo ya que el padrino siempre será su mayor”… nomás por ser el padrino…

O lo que es lo mismo, como le gritó un Santero hijo de Shango a uno de sus ahijados hijo de Oggun: "yo te parí tu Santo, así que yo soy tu padre… por lo mismo nunca llegarás a ser más chingón que yo… y si quiero, por ser precisamente tu padre religioso, hasta te puedo matar”…

De risa loca…

En realidad la sentencia “Oreja no pasa Cabeza” se refiere a que por mucho que un Padrino o Mayor en la religión le den consejo a un ahijado o paciente tratando de encauzarlos hacia el camino de la evolución, si sólo escuchan (con la Oreja) y no asumen con humildad las recomendaciones, si no les ponen atención, si no las razonan y cambian de actitud (en la Cabeza), la suerte y la solución a sus problemas nunca llegarán…


3.
Y lo mismo pasa con el Oddu Ejiogbe…

4.
Hay muchos “signos” que tienen la desgracia de ser siempre mal interpretados… y aquellos que los portan en la cabeza, resultado de recibir Mano de Orunmila, hacer Santo o pasar a Ifa, suelen vivir con ellos en la incomprensión… pero no por el rechazo de la gente, sino por su propia falta de capacidad para vislumbrar toda la dimensión de su significado…

5.
Cualquiera que tuviera la oportunidad de leer el significado de Ejiogbe en la liturgia de Ifa, Los Oyu Odus de Orunmila, seguramente se iría con la primera impresión que señala su gran importancia por ser este signo el Mesías de Ifa… pero sobre todo porque los siguientes señalamientos sobre Ejiogbe en el mismo texto, apuntan a que el trabajo más importante de este signo es:

“la revelación de cómo la cabeza, que era en si mismo una divinidad, llegó a ocupar un lugar permanente en el cuerpo… originalmente la divinidades fueron creadas sin las cabezas… porque la cabeza misma era una divinidad”…

Ejiogbe es un signo muy complicado de interpretar, sobre todo si no se toma en cuenta el carácter de la persona que lo lleva en la cabeza… pero acá en mexiquito considerar ese tipo de pequeñeces no son de tomarse en cuenta…

Aquí afirman que Ejiogbe es cabeza, por lo tanto aquél que lo tiene como rector de su destino está predestinado a ser un Sacerdote famoso, poderoso, sabio, millonario y líder de un numeroso pueblo religioso… y si a esto se agrega que muchos de sus poseedores suelen ser personas altas, pues con más razón se necea diciendo que están destinados a llegar muy alto en la vida…

6.
Grandísima ignorancia…

7.
Si Santeros y Babalowos mexicanos leyeran con atención el corpus de Ifa*… si lo estudiaran con objetividad… si lo analizaran con humildad, pero sobre todo con ganas de entenderlo, descubrirían que a este Oddu se le llama también el del “lenguaje doble”, lo que ya con esta afirmación se lanza una severa advertencia…

Por ejemplo, se dice que Ejiogbe al ser la “cabeza” todos los Oshas y Orishas hablan o se manifiestan a través de él… por lo que su dueño está llamado a recibir los poderes de Ifa, sí, pero no para hacer del religioso omnipotente ni todo poderoso ni mucho menos superior a los demás seres humanos: los requiere para tener mayor entendimiento de todo lo que existe en el universo, porque es en este signo donde está el principio de todas las cosas

Uno de los problemas que tiene aquel religioso que porta este Oddu, es la ambivalencia de sus pensamientos que le generan inestabilidad mental y emocional, material y espiritual… o por ejemplo: al ser tan sabio por ello usa la palabra para construir o destruir, salvar o condenar… o al ser tan inquieto vive permanentemente entre preguntas y respuestas, entre el ir y venir…
  
Por todo lo anterior, pero principalmente el mucho más que encierra este Oddu, es que uno de los principios fundamentales que deben regir a todo religioso que lo tenga es el de la humildad y el respeto… que en realidad son ambiguos conceptos que los Santeros y Babalowos mexicanos desconoce como parte de lo que se conoce como Integridad Religiosa…

8.
Cómo se comporta Ejiogbe?

Hace tiempo me tocó estar presente en el cumplimiento del año de Coronación de Santo de un hijo de Oggun… su madrina era una Santera hija de Oshun… el que dirigió la ceremonia como Oriate fue un Babalowo que también había sido su padrino de Mano de Orunmila...

Durante la tirada de obi a cada uno de los Orishas, frente a un hermoso Trono rebosante de fruta, el Babalowo descubrió que el Iyawo había recibido Agayu sin que le hubieran notificado, así que se molestó y lo regañó por no avisarle, lo que a su vez provocó que su madrina lo defendiera señalando que ella había considerado que era importante que lo recibiera, pues estaba marcado en el Itá de su ahijado… 

 Herramientas de Oggun
El Babalowo montó en cólera y gritó…

- a mi no me molesta que mis ahijados reciban atributos por otro conducto que no sea a través de mi casa religiosa – argumentó - lo que me preocupa es que estos sean mal entregados y que sea yo a quien “le truene el problema” y tenga que ser quien busque la manera de solucionarlo…
- mire Olowo: le solicito que se tranquilice – intervino la madrina – pero sobre todo le pido que mida sus palabras, ya que el Iyawo finalmente pertenece a mi casa religiosa, pues fui yo quien le parió su Santo…
- el problema – dijo ambiguamente el Babalowo – es que siendo yo su padrino debo estar enterado de todo lo que haga o deje de hacer cuanto a la religión…
- entiendo perfectamente esa posición… la conozco – respondió ella educadamente – pero aquí tenemos un pequeño detalle, y se lo digo con todo el respeto que merece su investidura religiosa: usted no es mi padrino… y en consecuencia yo tengo toda la independencia para tomar decisiones sobre cualquiera de mis ahijados sin consultarlo con nadie… 

El ambiente se tensó, más el Babalowo puso aparentemente el ejemplo y mostrando calma ante la situación, sugirió seguir con la tirada de obi a los Orishas y olvidarse del asunto…

Mientras continuaban alcancé a ver cómo el Babalowo tomaba una botella de aguardiente nueva y comenzaba a jugar con ella entre las manos… en algún punto de la consulta y aprovechando que la madrina del hijo de Oggun estaba descuidada, él “pintó” con los dedos medio e índice un signo en uno de los costados de la botella, al tiempo que movía discretamente los labios en algo parecido a un rezo…

Una vez terminada la ceremonia el Babalowo solicitó se destaparan todas las soperas de los Orishas, le entregó la botella de aguardiente que tenía en la mano al hijo de Oggun y le solicitó sopleteara a cada uno de sus santos… posteriormente disfrutamos de una abundante cena, todos contentos, con el obligatorio pescado, pollo y carne de res…

9.
Con el tiempo profundicé la amistad con el hijo de Oggun, por lo que en algún momento me confió que después de haber cumplido su año como Iyawo, y sin entender aún la razón, ya no se sentía a gusto en su casa religiosa… lo peor: sus Santos simplemente no le solucionaban nada… ingenuo me preguntó si habría sido por la pequeña discusión que habían tenido el Babalowo y su madrina frente a los Orishas… le sugerí que hablara con ella para saber si considera prudente que se consultara al pie de Orunmila con un sacerdote de Ifa que fuera honesto…

Obviamente que por discreción** me guardé la anécdota de cómo el Oriate/Babalowo había pintado unos signos de Ifa en la botella de aguardiente con la que sopleteó a sus Santos… y también omití que ese sacerdote de Ifa era un tramposo hijo de Eleggua con el contradictorio signo de Ejiogbe en su cabeza…

* seguramente habrá Babalowos que peguen el grito en el cielo por la afirmación de que los Santeros deben leer también Los Oyu Odus de Orunmila, liturgia supuestamente exclusiva de aquellos que hayan sido iniciados en Ifa, pero no nos engañemos: qué es lo que consulta un Santero al registrar con el Diloggun?, pues el mismo Corpus de Ifa pero abreviado… así que a pensarse dos veces los reclamos…

** es que acaso alguien me creería que una de las armas secretas de los Babalowos, cuando se trata de joder al prójimo, es “pintar” signos de Ifa sobre arena, agua, comida o cualquier cosa que tengan a la mano?

21 de agosto de 2013

Otras cifras sobre los libros en México

Ya se ha demostrado que a los mexicanos orgullosamente les encanta pertenecer al país más ignorante del planeta… y lo peor: que sus argumentos para no leer se basan en pendejadas como “no tengo tiempo”, “no me interesa” y “no tengo dinero”… como quien dice: la peor combinación de los NO…

En este contexto vale la pena recordar, por ejemplo, que de acuerdo a las últimas cifras difundidas por los especialistas Finlandia ocupa el primer lugar a nivel mundial con 47 libros leídos al año por persona, mientras que el 85 por ciento de los mexicanos vergonzosamente no llegan a leer un libro completo al año…

Pero en este desangelado contexto también surgen algunas inquietudes que vale la pena analizar: qué hay detrás de un libro como objeto de consumo?… y en consecuencia qué sucede con los sus respectivos autores?... bien, pues esto también proporciona interesantes cifras...

La reciente celebración anual del día del libro el pasado mes de abril este 2013, ha permitido conocer información que fácil puede provocar que a más de uno se le erice el cabello por aquello de la terrorífica realidad en la que vive el promedio de los escritores…

Veamos las siguientes cifras* relacionadas con lo que hay detrás de la edición de un libro em mexiquito, en términos de inversión total de dinero, antes de ser publicado:

- el 12% corresponden a los costos de producción
- se asigna el 2% a la edición
- pertenece al autor el 10% del precio en etiqueta de un libro
- el 7% se invierte en la administración de la editorial
- se reparte el 53% entre el distribuidor y vendedor
- se canaliza el 3% a publicidad y presentaciones
- la utilidad de la editorial es del 13%
- las librerías pagan a los 90 días después de haber vendidos los libros

Lo peor de todo es que estos datos pueden verse afectados por la devolución de libros no vendidos, en cuyo caso la pérdida la asume al 100 por ciento la propia editorial…

Pero hablemos de números usando un ejemplo: en mexiquito el tiraje promedio de un libro es de patéticos e humillantes 2,000 ejemplares (hay quienes afirman que ha bajado a 1,500… e incluso a los 1,200)… y si el precio promedio es de $ 150.00, el total de ganancia bruta es de 300,000.00… de estos el autor recibirá $ 30,000.00 que sólo podrá cobrar si se venden más del 40% de las unidades, mientras que la editorial tendría de ganancia neta unos $ 39,000.00 pesos…

Y es en este sentido que la mayoría de las editoriales apuestan al mismo tiempo por la publicación de literatura formal y por la edición de los mal llamados best-seller, los cuales para que sean rentables deben tener ventas de alrededor de 50,000 ejemplares, situación que enfrenta dos grandes desventajas, al menos en este país:

1) se considera una especie de “milagro” que haya autores que alcancen estos niveles de venta, y si bien en México 50,000 ejemplares es una cifra por demás milagrosamente estratosférica, en otros países como España el promedio de la buena comercialización de un best-seller corresponde mínimo a las 100,000 unidades…

2) los llamados best-seller no son considerados por muchos literatura seria, por lo que en términos globales para muchos “esa basura” no cuenta cuando se habla de novedades literarias (en este sentido opino personalmente que un best-seller es finalmente un libro, y por lo tanto cuenta como tal)…


Obviamente que los porcentajes en este bestializado país pueden variar un poco en términos de publicaciones recientes, pues no es lo mismo la participación por ventas que reciba un autor mexicano como el extraordinario debut de Omar Nieto (“Las mujeres matan mejor”, publicado por la expropiada y exlegendaria editorial Joaquin Mortiz), que el que se negocie para los libros que escribe el afamado estadounidense Dan Brown (“Infierno”, publicado por Planeta)…

Pero vayámonos a otros datos… si la información* difundida recientemente sobre los libros más vendidos de toda la historia es cierta, entonces tendríamos las siguientes (para algunos) terroríficas cifras:

- Harry Potter de J.K Rowling goza del tercer lugar con 400 millones de copias vendidas…
- El señor de los anillos de J.R.R Talkien ocupa el cuarto lugar con 103 millones…
- El código Da Vinci de Dan Brown tiene el sexto lugar con 57 millones…
- La saga crepúsculo de Stephenie Meyer obtiene el séptimo lugar con 43 millones…

El primer lugar?, la Biblia con 3.900 millones de ejemplares vendidos…

Ahora bien, en otro aspecto pero continuando con el tema, en materia de títulos publicados, nuestro adormilidado país en mi opinión se sigue quedando siempre atrás: por ejemplo, durante el año 2012 se publicaron un total de 60,219 libros en España, mientras que aquí la cifra quedó en los humillantes 26,635**…

Pero dejemos las vergüenzas mexicanas*** debajo de la alfombra y mejor cerremos con un dato anecdótico:

La UNESCO estableció en el año 2001 la selección anual de la “Capital Mundial del Libro”, a la ciudad que derivado de su esfuerzo por fomentar la lectura y por la calidad de la industria editorial, se lo merece...

La primera metrópoli latinoamericana en obtenerlo fue Bogotá en el año 2007… después fue Buenos Aires en 2011 la seleccionada… y a partir de ahí ninguna nominación ha regresado al continente… veamos:



mexiquito?, dudo que de aquí hasta el resto de la existencia de vida humana sobre la superficie del planeta, algún día ocupe algún día este honor… sin embargo, como decimos por acá, siempre tendremos un consuelo de pendejos: el 70% de los adultos en los Estados Unidos no han estado en una librería los últimos cinco años...

* Los datos aquí presentados fueron adecuados a partir de información obtenida en internet…

** Cifras no definitivas...

*** Más datos vergonzosos: el gobierno mexicano ha tenido que reconocer que los 238,3 millones de libros de texto gratuito que se distribuirán en sus 198,896 planteles de escuela primaria y secundaria, para el ciclo escolar que comenzó este mes de agosto de 2013, contienen 117 errores ortográficos...


14 de agosto de 2013

Mi vida en la Santería 10: no me cobres y yo te robo



1.
Después de haber trabajado religión por el sur de la ciudad, y ya entrada la noche, un Santero hijo de Eleggua se me acercó y me pidió unos minutos para “platicar a solas”… salimos de la casa donde estábamos desde el medio día y tras preguntarme que me parecía la manera de trabajar en aquella casa religiosa, y escuchar con aparente interés mi opinión, me soltó:

- mire abure: tengo un problema para el cual quire pedirle su ayuda…
- tú me dirás – respondí…
- un pariente mío, un tío hermano de mi papá, ha llegado recientemente al país bastante jodido… y tras hacerse varias consultas se le determinó que debía hacerse la Mano de Orunla, rayarse en Palo y coronar Santo…
- me apena escuchar eso…
- sí… bueno, ya para que haya tenido que venir desde otro país para hacerse todo eso es porque en realidad su vida corría peligro – explicó – pero ya se hizo las ceremonias… de hecho ya está en su Iyaworaje… la cuestión es que en el Itá de Santo le marcaron que debía recibir Jimguas para vencer a sus enemigos… que son fuertes y poderosos y los responsables de todas sus desgracias…
- sí, los Ibeyis son lo adecuado para esos casos – le di la razón…
- entonces yo sé que usted tiene Ibeyis y quisiera saber si hay manera de que se los pariera a mi pariente…
- no veo problema con ello…
- pero hay algo muy especial que quiero solicitarle – dijo titubeando – en este momento él no tiene dinero… y… en realidad lo que quiero pedirle es que nos apoye con esa ceremonia…
- concretamente? – le dije un poco incomodo…
- quiero pedirle que se los entregue sin mediar le pago de derecho – soltó finalmente…
- o sea gratis – dije mientras lo miraba fijamente a los ojos… permanecí en silencio observándolo: conocía a ese Santero desde hacía años… ya habíamos trabajado religión en otras ocasiones y si bien no podía considerarlo una amistad, tampoco tenía queja sobre él… supongo que mi silencio fue bastante largo porque en algún momento dejó de sostenerme la mirada y la clavó en el piso…
- como ya le comentó el Olowo Rodrigo cuando lo invitó, vamos a hacer una coronación de Inle y Oshún y podríamos aprovechar ese día para el paritorio… si está de acuerdo…
- sólo por tratarse de tu pariente – le dije…
- muchas gracias – exclamó – ya mi tío está por regresar a su país y necesita irse reforzado lo más que pueda – y agregó – si no se viene y se hace el Santo, ya estaría en el más allá…
- supongo – respondí, le sonreí diplomáticamente y le hice un ademán para regresar a la casa…

2.
Dos semanas después mi esposa y yo participamos en la anunciada coronación de Inle y Oshún… y tal como lo acordamos, ese día también se parieron los solicitados Ibeyis al tío del Santero…

Al poco tiempo, en otra jornada de trabajo religioso, el mismo Santero me confió que su tío ya había parido a tres personas Ibeyis, entre ellas a un sobrino de él… me reservé mis comentarios…

3.
Tiempo después mi esposa se consultó al pie de Orunmila… estaba enfrentando serios problemas en su trabajo y ya era necesario encontrarles una solución desde el punto de vista religioso… en el registro se determinó que ella debería recibir Ibeyis, pero esto enfrentaba un inconveniente: yo no podía entregárselos por ser su pareja, así que me acordé del Santero a quien le había ayudado con su tío en un caso parecido, le llamé por teléfono, le expliqué la situación y acordamos vernos el fin de semana para conversarlo con calma…

4.
El sábado por la noche llegamos a su casa, justo en el momento en que estaba terminando de hacerle una rogación de cabeza a una ahijada en medio de la sala de su casa…

Una vez que se desocupó me invitó a sentarme en el comedor a conversar…

- así que su esposa necesita le entreguen los Jimaguas? – dijo mientras encendía un cigarrillo: su actitud me cagó…
- sí, como te dije, los Ibeyis son buenos para los enemigos – repetí haciendo énfasis en la palabra Ibeyis, pues muchos religiosos ignorantes dicen Jimaguas sin tomar en cuenta que esa palabra se usa en la jerga cubana para hablar de gemelos, mientras que la otra es el nombre con el que se conoce a esos dos Orishas…
- pues sí… bueno pues dígame cómo le hacemos?…
- excelente pregunta – le dije al tiempo que yo soltaba una burlona carcajada – pero creo que el que debería decirme eso eres tú…
- bueno… sí… pues no le veo problema en entregárselos a su esposa… aunque… o sea usted sabe que yo no los tengo, pero puedo decirle a uno de mis sobrinos a quien se los entregó mi tío… para el paritorio… y sí, con gusto mi abure…
- tú me dices – solté aburrido de tanta vuelta…
- los va a querer con cuatro patas?
- no…
- porque ya sabe que si van así lleva Itá…
- lo sé…
- hombre-mujer… mujer-hombre… hombre-hombre… mujer-mujer? – preguntó en el colmo de su ignorancia…
- sé perfectamente qué son esos Ibeyis: recuerda que los Ibeyis que tiene tu sobrino fueron paridos de los míos…
- es cierto… déjeme llamarle por teléfono a mi sobrino de una vez para comentarlo – avisó, se puso de pie y salió al patio para hablar por teléfono desde su celular…

 Representación Nigeriana de los Ibeyis

Unos 10 minutos después regresó con una exagerada sonrisa…

- listo – dijo con un tono servicial que no terminó de sonarme honesto, por lo que me quedé a la expectativa – dice que no hay problema… que con mucho gusto lo hace…
- gracias – dije dudando de su “amabilidad”…
- y sobre el derecho… dice que no hay problema, y por tratarse de usted que él sólo le cobrará 1,000* pesos del derecho…
- bien – comenté al tiempo que confirmaba por qué en toda esta “negociación” algo me inquietaba…
- ya sabe abure – comentó regresando a su tono de camaradería habitual - estamos para ayudarnos…
- te parece bien si lo hacemos el próximo sábado? – propuse un tanto molesto por no ocultar si cínica ambición…
- claro – dijo entusiasmado – de hecho él ofreció su casa para realizar la ceremonia…
- gracias – le dije poniéndome de pie para iniciar la despedida…

5.
Al siguiente fin de semana se realizó el paritorio como estaba acordado...

Mi esposa y yo ya conocíamos al sobrino del Santero: era un joven hijo de Obatalá, demasiado inquieto y poco disciplinado, más preocupado por la importancia que le daba entre las jóvenes ser religioso que aprender a trabajar la religión… pero principalmente con un defecto: le gustaba tomarse sus tragos, pese a la prohibición que se le hizo en su Itá de hacerlo…

Así que en cuanto terminamos, y como suele hacerse entre los mayores cuando se ha terminado una ceremonia, el Santero hijo de Eleggua y yo salimos al patio a conversar sobre algunos detalles de la ceremonia…

Yo realmente no tenía mucho ánimo de seguirle viendo la cara a ese mercenario, así que tras un breve intercambio de palabras con él, avisé nuestra partida usando de pretexto la lejanía de nuestra casa…

Supongo que él pensaba que yo le entregaría el dinero del pago del derecho acordado, sin embargo, me di media vuelta, entré a la casa, pregunté al hijo de Obatalá en dónde estaba su Eshu de cabecera, y me señaló un rincón de la sala de su casa… así que me puse frente a él sacando el dinero de mi cartera y poniéndomelo a la altura del corazón, dije en voz alta:

- Babá, acá le dejo completo y a sus pies el derecho que le pago a su hijo por el paritorio de los Ibeyis…

Coloqué el dinero frente al Orisha, di tres golpes con fuerza con la palma de la mano en el piso y me despedí de los dos Santeros…

6.
- y eso? – preguntó mi esposa camino de regreso a nuestra casa…
- cuál de todos los esos? – le devolví entre risas…
- tú tan formal con las reglas en la religión y ahora las rompiste: no le entregaste el dinero al tío…
- cuando él me pidió el mismo favor para su pariente, lo hice sin condicionarle la falta de pago de un derecho - comencé a explicarle – porque era una especie de urgencia
- y? – me cuestionó ella esperando terminara de exponerle una de mis tantas ocurrencias…
- lo que pidió de derecho por tus Ibeyis se me hizo abusivo – seguí – así que si el Santero esperaba sacar su tajada, ya veremos si tiene valor para quitarle su sobrino, frente a Eshu, de lo que según él dio a entender no recibiría ni una moneda…

7.
Al poco tiempo me enteré de que el tío del Santero hijo de Eleggua, al tratar de regresar a su país de residencia, el personal de migración le confiscó todos sus atributos religiosos…

* poco más de 100 dólares…

6 de agosto de 2013

Es lo malo de los libros (8)

21.
En aquella época el grupo mexicano de blues Real de Catorce estaba viviendo su mejor apogeo como proyecto musical independiente, antes de que se masificara y se convirtiera en un conjunto con cientos de miles de seguidores a lo largo de todo el país… habrá de reconocerlo: pese a que en su momento gozaron de gran fama que incluso alcanzó tintes internacionales, como banda nunca traicionaron los ideales con los que decidieron comenzar a tocar su música…

Cierto sábado en la noche estábamos mi amiga T (directora de cine y escritora) y yo tomándonos unas cervezas cerca del Foro Cultural Alicia, donde precisamente se presentaría Real de Catorce, en espera de que la horas se hicieran menos largas y mientras tocaban las dos bandas teloneras… y en esa cantina, sin más, hicieron su aparición los cuatro integrantes del grupo, quienes al reconocernos (principalmente a T, vieja conocida de ellos), tomaron unas sillas y se sentaron con nosotros…

Según mis cálculos faltaban poco más de una hora para que llegara su turno, así que ahí estaban José Cruz (cantante), Rafael Ochoa (bajista), José Iglesias (guitarrista) y Fernando Abrego (baterista), conviviendo con nosotros y sin haberlo planeado ninguno de los seis presentes…

Tampoco es que fuera novedad: yo ya los conocía a todos e incluso en otras ocasiones me había tomado unos tragos con alguno de ellos, aunque en realidad nunca con todos juntos… y sin embargo no por ello podía presumir que fuéramos grandes amigos…

El lugar donde estábamos era pequeño pero agradable: se le podría llamar cantina, aunque en realidad se trataba un acogedor bar (cuya fama y por la colonia en que se encuentra ubicado, forma ya parte de varios libros en los que los aferrados compilan lo que se ha mal llamado “cultura popular urbana”), y cuyo dueño era un hombre ya mayor, vestido eterna y pulcramente de traje y corbata, que no se despegaba de la caja registradora… contaba con algunas mesas en donde cabían cómodamente 4 personas, pero lo más atractivo era su espaciosa barra de madera finamente labrada, desde la cual se podían observar todas las botellas de los más variados licores con los que se embriagaban los asiduos visitantes… el detalle que más me agradaba era que la iluminación era por demás tenue, lo que le daba cierto aire de intimidad al ambiente…

A mi lado derecho se sentó José Iglesias (uno de los mejores guitarristas de blues que ha tenido México y que posteriormente moriría de manera temprana, ya alejado de Real de Catorce, no por el cáncer contra el que luchaba desde hacía largo tiempo, sino de un inesperado infarto)… en el extremo izquierdo estaba T y frente a nosotros se acomodaron los demás músicos… de inmediato pidió cada quien su respectiva bebida e iniciamos una agradable conversación…

José Iglesias tomó el libro que yo había dejado sobre la mesa (como siempre: para que no lo fuera a olvidar o se me extraviara en algún descuido) y leyó en voz alta el nombre del autor y el título: “Justo Esteban Estevanell… Santiago: 39 grados sobre 0” y que era una edición bastante rústica, como todas las que publican las editoriales cubanas, que anteponen la calidad del contenido al de la presentación… pasó sus páginas con relativo interés…

Intrigado José Cruz, de todos sabido un lector empedernido (en aquel entonces ya rondaba por su cabeza terminar su primer libro de poesía que extrañamente aún tardó muchos años en decidirse a publicar), se lo pidió, comenzó a hojearlo primero y finalmente se concentró en leerlo olvidándose de todos los que estábamos ahí presentes…

Entre los demás intercambiamos algunas opiniones sobre la situación de la escena cultural independiente en el Distrito Federal, sobre la cual todos se mostraron bastante optimistas… en algún momento la aguerrida mánager del grupo (tenía una fama de feroz cuando se trataba principalmente de tocar temas relacionados con dinero), hizo su aparición y sin más les soltó un escueto “en 10 minutos” y desapareció…

El cantante colocó el libro sobre la mesa con delicadeza, mismo que a su vez Rafael tomó para examinarlo y al tiempo que T decía haciendo alusión a mi persona: “cada uno debería de ponerle en ese libro una dedicatoria para mi amigo”…

  
José Cruz me volteó a ver entre sorprendido y conteniendo algo parecido a una indignación, esperando que yo hiciera algún comentario sobre el ultraje que estaba a punto de cometerse contra la integridad del texto… ella agregó para tratar de justificar su sugerencia: “es un gran admirador de ustedes”… también Fernando volteó a verme con curiosidad…

Rafael dijo “lo sabemos – exageró - siempre lo vemos en nuestros conciertos”… yo agregué, por decir algo: “sí, tengo todos sus discos… cada uno con sus respectivas dedicatorias”, y sin avisar José Iglesias tomó el libro, sacó una pluma y escribió algo, sin fijarse al igual que los demás, en la segunda página… Fernando hizo lo mismo que Rafael…

Finalmente José Cruz redactó lo suyo, me lo regresó, le dio un beso a T y se despidió de mi con un movimiento de cabeza (seguiría indignado del agravio al libro por las dedicatorias?)… Rafael, el otro José y Fernando (quien de paso colocó un billete sobre la mesa), hicieron lo mismo con T, a mi me estrecharon la mano y se encaminaron a dar su recital…

T y yo nos quedamos en silencio mientras ella tomaba mi libro, veía la fotografía de Justo Esteban Estevanell en la contraportada y posteriormente dio inicio a la lectura de las dedicatorias… en algún momento me volteó a ver mientras abría exageradamente los ojos y tras dudar un poco, se animó a cuestionarme:

- estos que se acaban de ir son cuatro y escribieron con tinta negra, pero acá en tu libro, en la primera hoja, tienes otras dos dedicatorias escritas en inglés y en color azul… de quién son?... acaso conoces al autor del libro?... el cubano te hizo una dedicatoria en inglés?
- no… bueno… – dudé un poco ante tantas preguntas – esa dedicatoria de letras grandes me la escribió Jimmy Cliff…
- qué dices??!!! – exclamó sorprendida y saltando sobre su asiento – estuviste con Jimmy Cliff?
- pues… sí - acepté…
- cómo?... cuándo?!!!
- platiqué un rato con él – le confié – después de su concierto – aunque no le conté sobre el contexto de mi depresivo y suicida estado de ánimo que me llevó a dicho evento y por lo cual, como ha sucedido varias veces en mi vida, salvé la vida…
- eres un cabrón lleno de suerte: mi amigo Javier trató de hacerle una entrevista para el periódico La Jornada y simplemente no pudo…
- pues… no sé: antes de que terminara su presentación me encontré con Iván, que está tocando con la banda de reggae Rastrillos y comenzamos a platicar mientras caminábamos hacia al escenario… y nos seguimos hasta la parte de atrás: nadie del personal de vigilancia nos detuvo… Jimmy Cliff terminó de tocar y al bajar por las escaleras nos cruzamos, me saludó de mano y sin más me preguntó si me había gustado… así empezó la plática…
- y la otra dedicatoria? – me inquirió T…
- de una de sus coristas – dije entre risas – una bellísima negra que me dejó con la boca abierta por su hermosura…
- cabrón – repitió a manera de queja feminista mientras releía la sencilla dedicatoria del músico - Jimmy Cliff!!!! carajo: el único digno sucesor que ha tenido Bob Marley!!!

T me regresó el libro sin que yo hiciera nada por revisar las dedicatorias de los integrantes de Real de Catorce… pedimos más cervezas y ninguno de los dos propuso ir a presenciar el concierto… por el contrario, mi amiga, tras un par de minutos de extraño silencio, me encaró y en algo cercano a una exigencia me dijo:


- cuéntame de qué conversaste con Jimmy Cliff…